Presidente Ejecutivo del Inder indica que la institución tiene desorden

0
6

La Voz Cooperativa – El presidente ejecutivo del Instituto de Desarrollo Rural (Inder), Eduardo Robert Ureña, indicó que en esa institución no se está presentando una “fiesta de plazas” como denunciaron, pero si repitió una vez y otra también, que lo que hay es un gran desorden, que no se explica por qué ha ocurrido más que por “conveniencia de la administración pública”.

El funcionario estuvo acompañado por Marlene Chaves, jefa de capital humano del Inder, quienes fueron convocados para que se refirieran a las denuncias en torno del problema de nombramientos irregulares, sin requisitos e interinazgos que se dan en dicha dependencia gubernamental.

Robert Ureña detalló que una de las primeras irregularidades que se encontró es que, a pesar de que la Ley 9.036 indica cuáles son las respectivas funciones del presidente ejecutivo y cuáles las de la gerencia general, cuando asumió sus funciones se encontró una resolución fechada el 10 de junio del 2020 en el que Jaime Regidor quien ocupaba el puesto de Presidente, delega todas sus funciones en la gerencia. Dicha resolución fue dejada sin efecto en esta nueva administración.

El jerarca especificó que encontró en una situación muy precaria a los trabajadores de la institución.

La jefa de capital Humano, Marlene Chaves, manifestó desconocer por qué acciones de tanta relevancia para el ordenamiento del capital humano de la institución no se han acatado y puso como ejemplos las 197 plazas de funcionarios que se encuentran interinos y cada tres meses se les debe renovar el contrato, las 84 plazas dejadas por pensionados o retirados y que no han sido nombradas así como el archivo de documentos como el Manual de Puestos y Manual de Cargos que fueron archivados y pudieron haber contribuido con las solución del problema.

Los visitantes denunciaron la barbaridad ocurrida en la administración anterior cuando se gastaron ₡325 millones en la elaboración de un Manual de Procedimientos, por el CICAP de la Universidad de Costa Rica que tampoco funcionó.

Tanto Robert Ureña, como Chaves, sostuvieron que ahora lo que requieren es tiempo para poder ordenar un problema que Inder arrastra desde hace 10 años y que es relativamente sencillo, sin mayores costos adicionales, pero con mucha voluntad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí