Mujeres rescatan manglar en Manzanillo sin recibir un sólo colón a cambio

0
12

Por Ovidio Vargas y Jeffrey Solís.

La zona de Manzanillo de Puntarenas, lugar del Golfo de Nicoya, con difícil acceso en rutas y carreteras; ha llevado a que algunos poblados apenas desarrollen economías de subsistencia. Muy diferente a la realidad que se vive en Papagayo a pocos kilómetros del lugar.

U0n grupo de mujeres cooperativizadas se organizaron para atraer desarrollo a la zona, siendo uno de los proyectos la reforestación de mangle rojo, el cual realizan sin recibir ningún tipo de ayuda a cambio.

La gerente de Mudecoop, Ana Cecilia Solís comentó que el proyecto inicialmente estaba dirigido para capacitar a los pescadores del lugar para que se encargaran de recuperar los manglares, pero lo dejaron de lado y ellas lo asumieron.

“Esta labor, cuando la iniciamos con la fundación Neotrópica era ad honorem, ellos se fueron y nosotros nos enamoramos del proyecto (…) no nos pagaban por esto, sino que era un rubro que nos dieron”, expreso Solís quien sin ingresos sigue con la iniciativa.

Solís añadió que el amor por esta labor la cual no les genera ningún ingreso se debe a la riqueza ambiental que generan los manglares.

“La importancia de los manglares de la zona, porque funciona como barrera natural, ahí se reproducen varias especies marítimas y la producción del carbono azul que tienen los manglares junto al carbono verdes en las montañas”, dijo la gerente de Mudecoop.

Según Solís, la Fundación Neotrópica en el 2017, se realizó la capacitación por mas de un año, en el cual aprendieron sobre la importancia, manejo, recolección de semilla.

“Desde el 2017 lo estamos haciendo, ahora contamos con un vivero de 2.000 plantas y recogemos las semillas y quedan en cuidado por dos meses, las codificamos y devolvemos al ambiente”.

No obstante, los pagos eran modestos y la asociación se fue del lugar, terminando el proyecto en pro de la reforestación del manglar, desde la ONG.

Turismo rural para reactivación económica

La cooperativa tiene como fin brindar desarrollo económico para las mujeres de la zona ya que las únicas actividades laborales para salir adelante son la pesca artesanal o la recolección de moluscos.

Por esta razón la cooperativa creó espacios para un restaurante y servicios de viaje por el golfo, aprovechando el calmado oleaje.

“Aparte de la reforestación del manglar, nuestra prioridad es el desarrollo económico de las mujeres porque lo único que tenemos es la pesca artesanal y la recolección de moluscos, lo cual no es muy rentable”, detalló Solís.

La pesca ha terminado por generar una escasez en el Golfo, durante años de explotación al ser la única actividad económica de la zona, lo que las llevó a apostar por el turismo rural.

“Mudecoop tiene otras alternativas al Golfo, porque está sobreexplotado, no hay más para pescar, a pesar que vendemos varios tour de pesca, no nuestro el fin; una de las iniciativas es el desarrollo de turismo rural comunitario, que genere empleo para las mujeres”.

La subsistencia en la zona es difícil, ya que junto a lo que producen en el restaurante, hacen otra serie de actividades como carreras de pangas, bingo, venta de tamales, para generar dinero y sostener los gastos de la cooperativa.

La oportunidad de oro

Siembra de camarón y un restaurante flotante, son dos de los proyectos que podrían darle un giro positivo a las oportunidades que se encuentran el zona, las cuales son muy escasas

“Desde el año pasado estamos concursando en un proyecto de maricultura, basado en la pesca, que es el cultivo de camarones en jaula y la plataforma para un restaurante flotante en el Parque Marino”, dijo la gerente de Mudecoop, quien detalló sobre esta iniciativa que podría traer empleo a la zona de Manzanillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí