Mujeres entre los 12 a 17 es la población adolescente más vulnerable a desarrollar ansiedad y depresión

0
26

Diego Arce.- El Área de Salud de Barva de Heredia administrada por COOPESIBA R.L reporta un incremento de un 60% en la atención de casos por ansiedad y depresión en adolescentes.  

Los datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) lo confirman al reportar un importante aumento de casos que requirieron hospitalización entre el 2019 y el 2020. Durante el 2019, un total de 104 adolescentes entre los 12 a 17 años requirieron hospitalización por trastornos de ansiedad, mientras que en el 2020, esa cifra aumentó a 130, siendo las mujeres las más afectadas con 85.  En el caso de los hombres se contabilizaron 45.  

“Las referencias que recibimos todos los días en los EBAIS provienen de médicos y de instituciones educativas. Los trastornos de ansiedad, depresión, dificultades de adaptación producto de la pandemia y la poca comunicación con los padres han provocado ese  incremento de consultas.  Si estos se pasan por alto, podrían desencadenar autolesiones o situaciones límite como el suicidio”, comenta Diana Salazar, psicóloga de COOPESIBA R.L. 

Miedo, preocupación, aislamiento, cambios de comportamiento, problemas al dormir o concentración, fatiga, dolor de cabeza o cambios en la alimentación son algunas señales del trastorno de ansiedad. En el caso de la depresión se manifiesta a través de la tristeza, frustración, ira, irritabilidad, pérdida de interés por actividades cotidianas, autoestima baja, pensamientos recurrentes de muerte, entre otros.  

“Una de las razones del por qué la población femenina es la más afectada es porque buscan con mayor regularidad ayuda profesional. Sin embargo, los hombres tienden a reprimir sus sentimientos y son más propensos a pensar y actuar en el suicidio”, asegura la doctora, especialista en psicología.  

La Dra. Salazar propone a los adolescentes identificar  las situaciones que desencadenan la ansiedad o el miedo. Ante episodios ansiosos se debe recurrir a practicar una respiración diafragmática para oxigenar el cerebro. 

 Motive al ejercicio

Practicar ejercicio incrementa los niveles de endorfinas, lo que mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad. “Al pasar tanto tiempo en la computadora o en el celular, en el organismo no hay esa sustancia que libera el ejercicio que regula el estado de ánimo. Es recomendable que mantengan una rutina de ejercicio, aprendan a meditar y que lleven una alimentación saludable. Los padres deben reforzar su autoestima y crear espacios para que sus hijos aprendan a expresar sus emociones”, finaliza la psicóloga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí