Mujeres cooperativistas conmemoran 70 aniversario del voto femenino y exigen mayores espacios e inclusión

0
77
Foto EFE.

 

Aarón Chinchilla . – Un día como hoy pero de 1950, Bernarda Vásquez, de La Tigra de San Carlos, fue la primera mujer en ejercer el voto en Costa Rica.

Un año antes (el 20 de junio de 1949), la Asamblea Constituyente le dio a las mujeres costarricenses el derecho a ejercer el sufragio.

Dichas conquistas fueron recordadas por el Comité Nacional de las Mujeres Cooperativistas (CNMC), el cual hizo un llamado a los órganos políticos y sociales a que integren agendas de género y espacios políticos para las mujeres, incluidos en el mismo movimiento cooperativo.

Rocío Loaiza, vicepresidente de la CNMC, indicó que rememorar el septuagésimo aniversario del sufragio fememino en Costa Rica inspira a luchar por políticas de inclusión para las mujeres.

“A través de la política de género, que desarrollamos desde la CNMC, procuramos mayor inserción en todos los espacios, incluido el cooperativismo. Muchas veces no hemos podido alcanzar espacios en el cooperativismo, pero estamos trabajando en que las mujeres cooperativistas y a nivel nacional, puedan ser integradas en espacios políticos”, indicó.

Lucha de género: 

La lucha por la equidad y la inclusión ha sido constante en Costa Rica.

No fue hasta  1953 es cuando resultan electas las primeras diputadas en Costa Rica y hasta 1996,  la Asamblea legislativa aprobó incorporar en el Código Electoral una cuota de un 40% para las mujeres.

En el 2009, se aprobó paridad vertical y horizontal con alternancia (porcentaje de mujeres y hombres que integrarían todas las listas de puestos elegibles).

En cuanto al movimiento cooperativo, los datos del último censo indica que hay 860.843 personas vinculadas a las cooperativas de las cuales 337.644 son mujeres, lo que significa que las mujeres representan un 42.7 % del total de personas cooperativistas.

No obstante, aun con resoluciones y acuerdos tomados en los distintos Congresos Cooperativos y un claro compromiso de todas las partes para lograr una activa y destacada participación de las mujeres en las cooperativas y en puestos de decisión y representación, a pesar de todo su trabajo duro, la mayoría de sus esfuerzos no son visibles y apenas se alcanza el 17% en puestos de dirección en las Cooperativas.

Por su parte, el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) señala que las cooperativas de mujeres en un 45% son cooperativas autogestionarias, es decir, aquellas en donde las asociadas tienen el control de los medios de producción en su doble papel de propietarias y trabajadoras.

Sin embargo, la mayoría de estas cooperativas presentan características de subsistencia y no reúnen las condiciones de trabajo decente: Salarios mínimos, seguridad social, cotización para pensiones, etc.

A nivel de puestos en toma de decisiones los hombres están ocupando el 61.5% y las mujeres el 38.5% de todos los cuerpos directivos (Consejos de administración, comités de vigilancia, Comités de educación y bienestar)

Sólo un 30% de las gerencias de las cooperativas, son ocupadas por mujeres y solo un 22.1% de mujeres ocupan el puesto de presidencias de los Consejos de administración.

Los puestos de gerencia ocupados por mujeres se centran en las cooperativas denominadas muy pequeñas y pequeñas.

Según las estimaciones del PNUD, el logro de la igualdad de género en el rendimiento escolar y en la participación en la fuerza laboral para 2030 puede lograr un aumento de 4,4 billones de dólares, es decir, un 3,6%, del producto interno bruto mundial y reducir 0,5 puntos porcentuales la proporción de la población mundial que vive en pobreza extrema. Pese a ello, según el Informe Global sobre la Brecha de Género del año 2018, muestra la persistencia de brechas como las de empoderamiento político, con un 77% sin cerrar, y la de autonomía económica, con un 41,9%. Al ritmo actual tomaría 202 años lograr la igualdad en estos ámbitos.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí