Geannina Dinarte: “Estos diálogos son de ajuste y calculadora”

0
23

La jerarca de trabajo apela a prontas respuestas que se traduzcan en proyectos de ley en la Asamblea Legislativa que es urgente que se generen

Aarón Chinchilla. – En medio de los diálogos multisectoriales que desarrolla el Gobierno con distintos actores sociales, la ministra de trabajo, Geannina Dinarte afirmó que dichos encuentros serán “de ajuste y calculadora”, y tendrían repercusiones “tanto en lo económico como en lo social”.

En declaraciones a La Voz Cooperativa, la jerarca señaló que el el Gobierno atiende a los diálogos multisectoriales con “alta expectativa” y un amplio sentido de urgencia para encontrar soluciones a la crisis económica y social que vive el país.

El país entra en un proceso de diálogo esperando tener resultados el primero de diciembre. ¿Qué tan realista es qué, en un mes, se acojan propuestas de 110 organizaciones?

Necesitamos aprovechar al máximo el periodo de sesiones extraordinarias (en el que el Ejecutivo manda la agenda a la Asamblea Legislativa) para que los acuerdos que tengamos en este proceso puedan ser tratados en el Congreso y, además, ellos puedan tener el tiempo para profundizar en las propuestas y que lo puedan traducir en soluciones.

Pero en este momento no sabemos los temas ni proyectos, ya que es un proceso de construcción

Es un proceso de construcción y podríamos partir de la premisa que hay dos ejes fundamentales: El tema de los ingresos y los gastos. Adicionalmente, este proceso se alimentará de las múltiples propuestas que se han planteado.

En “Costa Rica, dialoga y propone” se enviaron 2800 propuestas en distintas áreas. Tenemos una importante cantidad de propuestas en materia fiscal. El propósito es que, cuando las promesas estén, se les brinde espacio de análisis. Hay que ver el impacto, la dimensión social de las propuestas. Puede ser que una medida que se adopte tenga un impacto en lo fiscal que no es tan significativo, pero puede tener un costo muy alto.

¿Cómo recortarle 3900 millones a cultura? Que, dicho de paso, no le hace cosquillas al déficit fiscal, pero deja sin violines a los chiquillos del SINEM

Precisamente ese es el ejercicio que tenemos que hacer. Es casi que un ejercicio de calibración y de calculadora. No solo tiene una dimensión económica. Cada decisión que tomemos tendrá una implicación en las finanzas públicas, pero también puede impactar en la gente (…) Claramente se tienen que hacer esas discusiones.

En estos diálogos están los sectores productivos y también desde el sector social. Eso pone en perspectiva las necesidades de las poblaciones, la realidad de las personas en el sector público, pero también las necesidades del sector privado. Este proceso no pretende polarizar sino converger y buscar acuerdos que nos permitan avanzar en una agenda que sea analizada en la Asamblea Legislativa.

¿Qué tan vinculante serán estos procesos? ¿Qué pasará con proyectos que no sean viables para el Ejecutivo? ¿Habrá respeto al acuerdo o hay margen de veto?

El llamado del Presidente es a llegar a consensos. No solo implica un ejercicio de confluencia donde se valoraron impactos sociales y económicos, sino que se deben hacer valoraciones, por ejemplo, jurídicas.

El Ejecutivo no va a desconocer los acuerdos que se generen (en el diálogo). Tiene que prevalecer los acuerdos para producir consensos.

¿Quién va a poner el tema de impuestos sobre la mesa? Actores sociales y productivos del diálogo se oponen a un alza en el tema tributario

Dicha discusión no está ajena al espacio. Requiere ver la multiplicidad y salidas posibles. De nuevo, toca hacer el ejercicio para ver los impactos. Si en el proceso se recaban 15 soluciones y el impacto es muy poco, creo que se podrían analizar otros planteamientos.

Hay sectores que son más afines al tema impositivo, otros desde la perspectiva del gasto. Ese es el desafío que tenemos en este espacio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí