Bolsas de fécula de maíz: una propuesta biodegradable que llega a las cooperativas nacionales

0
133

Poco a poco, a veces a empujones y a veces con grandes saltos, la tecnología se abre paso hacia la sostenibilidad. El impacto del plástico en el ambiente es algo ya innegable, por lo que una alternativa biodegradable y compostable es siempre una alternativa positiva para el ambiente y eso es lo que está llegando a las cooperativas nacionales con un producto denominado biobasado.

Este producto permite la elaboración de bolsas a partir de fécula de maíz, precisamente el ingrediente principal de lo que conocemos popularmente como maicena y que permite elaborar productos no a base de plástico sino de una mezcla de productos biodegradables que no riñen con el ambiente.

Carlos Chavarría Vargas es el gerente de la empresa Hidrobit, que tiene ya cinco años de estar empujando en el mercado nacional para abrirle paso a un producto que revoluciona el manejo de desechos sólidos y que se perfila como una alternativa para detener el impacto de la contaminación por plásticos en nuestro ambiente.

El siguiente es un extracto de la conversación que Chavarría sostuvo con La Voz Cooperativa a propósito del ingreso de su producto a cooperativas de salud como Coopecaja, e instituciones como la Universidad de Costa Rica y la Caja Costarricense de Seguro Social.

Don Carlos, en principio, este producto viene a reemplazar las bolsas plásticas ¿Cuál es la diferencia con el plástico?

Nuestras bolsas son 100% compostables, se degradan en 180 días, mientras que el plástico dura hasta 700 años en degradarse, eso dependiendo del tipo de plástico.

¿Pero esto es plástico?

No, nuestras bolsasson 100% de material biobasado, hecho de fécula de maíz, 100% natural.

¿Qué es biobasado?

Es un compuesto de materias primas naturales, cuya base principal es la fécula de maíz.

Es decir, ¿no tiene polímeros?

No tiene polímeros ni metales pesados.

¿De dónde se obtiene?

Este material se obtiene al 100% del maíz. Aprovechando desde la mazorca todo el producto. Esta materia prima se importa de México.

Entonces ¿esto quiere decir, que este producto no genera contaminantes como los microplásticos?

No, porque al ser 100% natural, cuando se degrada, sus componentes se disuelven en el ambiente. Tanto los micro como los macroorganismos la degradan, al punto que no queda huella del producto en cuestión de días. No más de 180 días.

Siendo que el tema del plástico, ya sea en bolsas o en otro tipo de objetos, tienen un impacto atroz en el ambiente, le pregunto, ¿Por qué las bolsas del mercado de salud, como las de la Caja? 

Vea qué ironía, pese a que la Caja es reconocida como la institución madre de nuestras instituciones y como la que nos cuida y vela por nuestra salud, lo cierto es que es la institución que más contaminación plástica genera y de allí, que nuestro interés sea el de ayudar a que este impacto sea menor, para que precisamente, en ese afán de garantizarnos salud a través de sus servicios, se pueda brindar el servicio sin un impacto tan agraviante para el ambiente.

¿Cuál ha sido el acercamiento de su empresa, Hidrobit con el mundo del cooperativismo?

El acercamiento con el cooperativismo es algo que se da de forma natural, pues es claro que esta filosofía empesarial está presente en todas las actividades de la economía costarricense. De forma que al acercanos a la Caja, fue natural encontrar a las cooperativas que brindan servicios a esta institución y por ende, interersarnos en ofrecer nuestros servicios para entablar una relación ganar-ganar.

¿Considera que sus precios son competitivos? 

Completamente, pues la relación costo – beneficio es incomoparable, además que la calidad es superior y reducen considerablemente el impacto ambiental.

¿A qué cooperativas se ha acercado?

Inicialmente tenemos una relación con CoopeCaja en el área de salud, y esperamos sostener pronto conversaciones con otras cooperativas que ofrecen servicios a la Caja. Recuerde que nuestro interés es posicionarnos como líderes en la colocación de productos 100% orgánicos que reemplacen al plástico. Esto para cumplir con la Ley 9786, que señala el no uso de plásticos de un solo uso, y esto aplica tanto para el sector público como privado, para cooperativas y no cooperativas.

Nuestra idea es posicionarnos y ser una opción amigable con el ambiente que permita heredar a nuestros hijos un mejor ambiente, un mundo donde se defienda el lugar que todos habitamos y considero que la conservación de una Costa Rica verde, como la vendemos, puede ser mucho más que solo publicidad. Podemos tomas las acciones reales para que la defensa del ambiente le de paso a estas tecnologías y decirle no al plástico.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí