“La Paz ha sido mi obsesión y también mi bastón”: Óscar Arias en el 36 aniversario de la firma del Plan de Paz

0
54

“La Paz ha sido mi obsesión, ha sido también mi bastón, me ha dado también muchos desvelos y el sueño de quien sueña despierto”, afirmó este martes el expresidente Óscar Arias Sánchez al conmemorar el 36 aniversario plan de paz para Centroamérica, conocido como Plan Arias para la Paz’, firmado en Ciudad de Guatemala el 7 de agosto de 1987 y que le valió el Premio Nobel al exmandatario costarricense.

Decenas de amigos, familiares, funcionarios y diplomáticos se reunieron en el Club Unión en San José,  honraron la labor de Arias y el impacto duradero de su visión de paz en la región centroamericana.

La actividad fue auspiciada por la Cámara Multilateral de Comercio y Cooperación Israel-Iberoamérica y organizada por Paul Stephan quien fungió como maestro de ceremonias.

La bienvenida al evento estuvo a cargo del Presidente del Centro de Estudios Democráticos de América Latina (CEDAL) Carlos Rivera Bianchini, quien resaltó la importancia de ”Esquipulas II” como un hito en la búsqueda de la estabilidad regional.

”El respeto a los derechos humanos debe ser un constante en el sendero de nuestros países, reiterando nos permite mayor identidad para levantar la bandera con orgullo inmensa de autoridad ante la comunidad internacional, vinimos con la oportunidad de transitar a las nuevas generaciones el legado de los quienes tuvieron el valor de defenderlos y fortalecerlos, legado que no se puede dejar en manos del viento para que los desaparezca.

”Rememorar a Centroamérica en los años 70’s y 80’s con los conflictos armados que aquejaban a nuestros hermanos centroamericanos y así recordar la presencia del conflicto este a oeste en la época donde las grandes potencias luchaban por territorios e influencias en el mundo, es reconocer de los ejércitos sobre los gobernantes, era un época complicada y de gran inestabilidad, es por eso que el empeño y dedicación que puso el presidente Arias de recorrer el mundo con el Plan de Paz bajo el brazo y la palabra como espada, que engargolaba para convencer cambiaron el peligroso rumbo que llevaba la crisis que nos agobiaba” finalizó Rivera.

En la actividad estuvieron presentes exdiputados del segundo gobierno del expresidente Arias. Foto Emily Fallas

La velada estuvo acompañada de una destacada actuación musical, con el pianista costarricense Jacques Sagot y el violinista Fran Hernández cautivando a la audiencia con su maestría en el arte sonoro. Los acordes melódicos llenaron el ambiente de un espíritu armonioso, reflejando la esencia misma del plan de paz que se celebraba.

Jackes Sagot. Foto: Emily Fallas

En palabras del ex presidente Óscar Arias, “Esquipulas II sigue siendo un recordatorio de que la paz es posible cuando nos unimos con determinación y visión común”. El evento no solo rindió homenaje a un acuerdo histórico, sino que también reafirmó la importancia de la diplomacia y la colaboración en la construcción de un futuro más estable y próspero para Centroamérica.

”En el basto inventario de vivencias humanas, rara vez nos hemos permitido una oportunidad para la paz duradera y sin embargo, la paz es una aspiración individual para la gran mayoría de las personas. Puestos a elegir difícilmente escogeríamos atravesar si quiera alguna vez un episodio de guerra. ¿Cómo entonces terminamos colectivamente en el destino que tantos evadimos individualmente? La historia humana puede verse como la tensión entre estas dos fuerzas, entre el poder de los albores y las palomas de la opalina. Hace 36 el péndulo se inclinó del lado de la paz de nuestra Centroamérica”, comentó el ex mandatario.

Sin embargo, el expresidente no se mostró conmovido por celebrar los 36 aniversario del Plan Arias para la Paz de Centroamérica. “Al celebrar este aniversario no me impulsa la nostalgia sino la ocasión de pedirle consejo al pasado, de buscar y escrutar las lecciones que encierra la historia”, manifestó.

”La paz ha sido mi obsesión, ha sido también mi bastón, me ha dado también muchos desvelos y el sueño de quien sueña despierto, 36 años son una vida entera, 36 años cambian el curso de la historia sino lo creen, basta con echar un vistazo al escenario al cual vivíamos en Centroamérica, nosotros los centroamericanos éramos hormigas en terreno de elefantes éramos tan solo peones en ese enorme ajedrez, hace 36 años me enfrenté a Estados Unidos y a la Unión Soviética con el fin de defender la ola de muerte y destrucción que recorría Centroamérica y comenzaba a llegar a nuestro país, recorrí muchas naciones buscando apoyo para una solución pacífica que pusiera fin a los conflictos armados en nuestra razón. Dije y sostendré que ningún fin justicia la muerte de hombres, mujeres, jóvenes y niños inocentes, la guerra y la violencia no eran armas más poderosas que la paz y la diplomacia” finalizó el ganador del Premio Novel de la Paz.

Paul Stephen, de la Cámara Multilateral de Comercio y Cooperación Israel, fungió como maestro de ceremonias. Foto Emily Fallas

Al finalizar su discurso todos los invitados ovacionaron de pie al ex presidente Arias.

Como detalle conmemorativo todos los a invitados les fue entregado un obsequio: Un ejemplar del libro “Tiempos para la Paz”. Este gesto simboliza el compromiso de mantener viva la memoria de Esquipulas II y su impacto en la región.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí