Señor Presidente, le tendemos la mano: protejamos la economía social

0
21
Conferencia de Prensa sobre acciones y atención contra el CODVID19, Costa Rica, Casa Presidencial. 23 Marzo 2020. Foto: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

 

EDITORIAL

Los sectores de la economía social no podemos seguir en la mira de los intereses que siguen desconociendo el papel fundamental en la democratización de la riqueza

El cooperativismo es la única alternativa al modelo económico “fundado en el egoísmo y que fomenta las desigualdades. El cooperativismo ha venido a llenar los vacíos en donde ha fallado el sector privado”.

Dicha cita es del Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, y la dio en su conferencia magistral sobre “Las cooperativas y la economía social”, el jueves 26 de abril de 2018, en un abarrotado salón del Hotel Whyndham Herradura, en Heredia.

Sus palabras las escuchó el entonces presidente electo Carlos Alvarado Quesada… Pero no hay claridad de que este discurso calara en el equipo de Gobierno.

La gestión de los vicepresidentes Epsy Campbell y Marvin Rodríguez fue para montar la pantomima en un foro, que más fue el abrir de una especie de buzón de sugerencias en donde se “escucharon” a sectores y analistas para discutir la posibilidad de cargar con más impuestos a las organizaciones de economía social y que, no solo resulta de poco provecho para el país, sino que pone en evidencia la poca capacidad del Gobierno para articular con sectores clave de la economía.

Valga decir que dicho foro, realizado la última semana de agosto no incluyó a las representaciones oficiales, ni del Conacoop, ni del Movimiento Solidarista del país, quienes recibieron con sorpresa la noticia que se iba a realizar un debate para impulsar impuestos, en ausencia de sus vocerías.

A las vistas están las intenciones reales de sangrar a los movimientos de economía social que con mil esfuerzos siguen dando empleo a cientos de miles de costarricenses.

Es mucho más sencillo esto, que apuntar a una propuesta progresiva, pues de hacerlo, cuestionaría intereses económicos particulares, dígase en sencillo, a muchas de las figuras con las que conversa el ministro de enlace con el sector económico, André Garnier.

Hacemos un urgente llamado a la prudencia y a la cordura de todas las fracciones
representadas en la Asamblea Legislativa. Los sectores de la economía social, como las cooperativas y las asociaciones solidaristas, no podemos seguir en la mira de los intereses que siguen desconociendo el papel fundamental que jugamos en la democratización de la riqueza nacional.

Señoras y señores diputados, a nosotros también nos ha golpeado el Covid y por ello, insistir en una nueva carga tributaria, solo aceleraría el desmantelamiento de los sectores que le damos vida a la economía social solidaria.

El director ejecutivo del Infocoop, Alejandro Ortega Calderón, nos sacude con la cruda realidad de que el Covid ya afecta al 79 % de las cooperativas y que, de ellas, la mitad registra disminuciones críticas en sus finanzas, no resulta lógico que nos quieran afectar todavía más.

Las cooperativas ya pagan impuestos y pagarán aún más, según el acuerdo firmado durante la negociación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas; además, los asociados pagan el impuesto sobre la renta y en toda la cadena de valor de las actividades cooperativas se paga el IVA.

A esto debemos sumar los abundantes aportes sociales que fortalecen las comunidades por medio de los comités de educación y bienestar social.

Cuando a Costa Rica lo que le urge es generar más empleo, nuevamente el filo del simplismo fiscal amenaza con desmantelar al sector de la economía social que ha demostrado históricamente sus aportes al emprendimiento de múltiples negocios.

Desde el Movimiento Cooperativo, le tendemos la mano, pues como bien dice el Premio Nobel de Economía Stiglitz, estamos lejos del egoísmo que fomenta las desigualdades

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí