Propuesta de cierre del Consejo Nacional de Producción podría impactar fuertemente a sector cooperativo

0
13

En un movimiento que podría redefinir el panorama agropecuario costarricense, un proyecto de ley presentado por la diputada Kattia Cambronero del Partido Liberal Progresista (PLP) busca el cierre del Consejo Nacional de Producción (CNP) tras 75 años de operación. 

La propuesta, inscrita bajo el expediente 23402, no solo contempla la disolución de esta entidad, sino también la transformación del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI) en una nueva estructura denominada Promotora de Comercio Agropecuario (PROAGRO).

Esta medida tiene potenciales consecuencias significativas para el sector cooperativo, que durante años ha contado con el CNP como un canal crucial para la provisión de productos al Estado, afectando tanto las dinámicas comerciales como los ingresos de estas organizaciones. 

El PAI, ejecutado por el CNP, ha jugado un papel fundamental en asegurar que las instituciones gubernamentales satisfagan sus necesidades alimenticias a través de productos suministrados por micro, pequeños y medianos productores agropecuarios y agroindustriales nacionales, con prioridad en las cooperativas.

La propuesta de ley sugiere un replanteamiento en el modelo de abastecimiento institucional, buscando integrar aún más a los pequeños y medianos productores en estas dinámicas. Sin embargo, la incertidumbre prevalece entre las cooperativas ante el posible cambio en las relaciones y estructuras de mercado que han mantenido con el Estado a través del CNP.

Desafíos indiscutibles

Aunque el CNP ha enfrentado desafíos financieros y administrativos que han impactado indirectamente a las cooperativas, con problemas como retrasos en los pagos y dificultades en la gestión de la cadena de suministros, la transición hacia PROAGRO promete una reestructuración que podría beneficiar al sector. 

Este cambio propone no solo solucionar los problemas existentes, sino también mejorar las dinámicas de colaboración y competencia entre las cooperativas y otras entidades del sector agropecuario.

El proceso legislativo para la adopción de esta propuesta sigue en marcha, habiendo sido remitido a la Comisión de Asuntos Agropecuarios para su discusión y análisis.

El sector cooperativo, junto con los demás actores del ámbito agropecuario, aguarda con expectativa las decisiones que se tomen, esperando que cualquier transformación resulte en un fortalecimiento y mayor inclusión de las cooperativas en el nuevo esquema de abastecimiento institucional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí